//
Opúsculo

Escultura Urbana

Nos encontramos en el siglo XXI; caminamos en la luna; viajamos a velocidades increíbles; tenemos al hombre en órbita de la tierra; separamos el átomo; hace muchos años entramos en la era atómica. El mundo de lo micro y lo macro ya es nuestro. Como resultado de lo que nos rodea, somos hombres contemporáneos. En nuestro mundo complejo, a veces olvidamos lo mencionado cuando juzgamos la evolución del arte. No nos damos cuenta de que estamos en el mismo globo, ni de cuánto nos afectan los cambios de este planeta. Somos el resultado de esos cambios; en otro contexto histórico seríamos otra cosa.

La escultura de hoy es la expresión sin límite del mundo plástico, porque en ella se encierran todas las ideas de la creación; es la línea sin fin de nuestra época con todo el caudal de riqueza plástica de las demás expresiones del arte. El resultado de esto lo vemos en bienales, simposios, exposiciones y otros eventos internacionales donde, la tridimensionalidad es el elemento de mayor expresión en los artistas. La tendencia a la expresión tridimensional es tan fuerte que vemos, cómo museos y galerías del mundo – que en otras décadas habían fomentado otros medios plásticos – llaman a estas últimas décadas, el gran “boom” de la escultura; que incluye desde sus complejas conceptualizaciones hasta la sencillez del minimalismo. Una de las tendencias más utilizadas es la construcción.

Actualmente, vemos hoy día en Puerto Rico una gran tendencia a la escultura urbana. Pero la pregunta es, ¿son en realidad esculturas urbanas? La escultura urbana es una que pueda convivir con la ciudad, que tenga su propia personalidad y que con el compartir con el ciudadano logre seguir desarrollando esa personalidad hasta convertirse en un ente importante en la ciudad. Para lograr esto, deben trabajar en conjunto: arquitectos, ingenieros y escultores, que logren dominar el concepto de lo tridimensional en sus elementos más básicos sin verse afectados por presiones de gustos ajenos al concepto en sí, que se quiere lograr.

Hoy el escultor tiene la tecnología al servicio del arte. Para el artista es la maravilla del siglo: máquinas láser, soldaduras de argón, tungstenos, martillos eléctricos, computadoras, barrenas de cobalto, picadoras y dobladoras eléctricas y muchos artefactos mas. La tecnología se une a los sentimientos y a la sabiduría del hombre para integrarla en su expresión, haciendo maravillas en el campo de lo tridimensional.

Para dar a conocer y diseminar esta integración de arte – tecnología se han creado una serie de simposios internacionales, gracias al ingenio y labor del crítico de arte Gerard Xuriguera. Su labor nos inspiró a crear tres simposios internacionales que se desarrollaron en la Universidad de Puerto Rico, los primeros dos (1992 y 1996) en el Jardín Botánico con la finalidad de crear el Primer Jardín de Esculturas Tropical del Mundo y el último (2004) dotar cada uno de los recintos del sistema universitario de una escultura monumental de artistas reconocidos nacional e internacionalmente para unas 23 esculturas. Este logro fue posible gracias al gran equipo de trabajo que formaron la empresa privada y a las decenas de profesionales que donaron su tiempo y a la inspiración del Proyecto Arte en las Plazas de San Juan, gestado por el Lic. Héctor Luís Acevedo, donde expusiéramos en el 1989. Estos y otros eventos dieron el ejemplo para otros como: Museo sin Paredes de la Universidad del Sagrado Corazón (1992) gestado por la Prof. Adlín Ríos; en el 1996 el escultor Pablo Rubio presenta al Municipio de San Juan un Proyecto de Arte Urbano Para la Ciudad de Río Piedras que aunque por motivos de cambios administrativos no vio luz pública, sirvió de inspiración al Proyecto de Arte Urbano del Municipio de San Juan en el 1997; en el 1999 la empresa privada All Steel, asesorada por algunos escultores, lanza sus Bienales de Escultura en la Industria del Acero; en el 2002 el Proyecto de Arte Público de Puerto Rico esparce el concepto de arte urbano por toda la isla; las Bienales de Escultura en Cemento en Caguas dan comienzo en el 2003 y al momento hay 17 esculturas, gestado por la escultora María Elena Perales.

Permitiéndonos la manifestación de la riquezas de esos momentos históricos de la escultura. Nos permiten lograr resultados en plazo breve además de proveer la oportunidad de expresarnos y ejecutar obras, sin importar lo complejas, en un tiempo razonable sin perder calidad.

Los escultores de hoy podemos viajar a simposios en cualquier parte del mundo y ejecutar nuestras obras en un corto período de tiempo. Creando la mayor divulgación plástica de la historia en uno de los campos más complejos de las artes plástica.

El caudal de expresiones dentro de la escultura de estas décadas contiene todos los elementos para el gran paso – que la coloca como la idea plasmada, la creación en el momento, es todas las disciplinas, “Es” una – ARTE.

Somos el resultado de lo que nos rodea, somos artistas contemporáneos, somos la sinceridad el porqué y la evolución. Los pueblos se pueden nutrir de pensamientos y obras de los distintos creadores que forjan la cultura de nuestro planeta. Estos escultores internacionales que dejaron sus esculturas monumentales y ambiéntales en Puerto Rico están dejando un legado para todos los tiempos, enriqueciendo la cultura nacional. Todos estos eventos plantearon retos a los artistas y les hicieron crear conciencia de la complejidad que conlleva la creación de una obra monumental. Descubrimos que el genio del artista se tiene que fundir con otros profesionales y técnicos para alcanzar esa finalidad que es una – ARTE.

Los simposios de por si son eventos vivos que generan actividad creadora, actividad recíproca, comunicación, diálogo, discusión, práctica, aprendizaje, estabilidad y permanencia.

Somos el resultado de lo que nos rodea: Primera Guerra Mundial, Segunda Guerra Mundial, guerra de Corea, Guerra Fría, Vietnam, Guerra del Golfo Pérsico, Terrorismo en las Torres Gemelas, Guerra de Irak, conflictos con Afganistán, con el Medio Oriente, uso inadecuado de la energía atómica, guerras en África, conflictos en Centro y Sur América, la “Globalización” y el deterioro económico de la mayoría de los países del mundo, el aumento de la deuda externa e interna, el aumento de los países subdesarrollados, la aceleración tecnológica versus un desarrollo social lento, deterioro del ambiente ecológico y social, el nuevo urbanismo; además de esto, nos rodea la carrera espacial, el buen uso tecnológico, la juventud, la niñez, la ingenuidad, la buena voluntad, la sensibilidad, la fe, la esperanza, el amor y nuestra paz. Somos artistas contemporáneos, somos sinceridad, el porqué y la evolución. Somos contemporáneos porque entendemos el pasado y entendemos y vivimos en y con el contexto histórico que nos rodea.

Somos: Tiempo, Espacio, Luz – somos el YO, y en consecuencia: SOMOS.

Pablo Rubio

29 de noviembre de 2010

* Ensayo escrito en el 2001 para la Facultad de Artes de UC (Universidad Central de Quito, Ecuador) y revisado en octubre de 2010.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

ACTIVIDADES

Serie de Cine

Serie de Cine

LIBROS

The Art Seminar Vol. 3: Is Art History Global?. James Elkins. Routledge Publishers

Suscríbete a la lista de contactos para recibir notificaciones vía correo electrónico!

Join 11 other followers

%d bloggers like this: